Seleccionar página

En este arículo te daremos pautas para saber si tu gato está en su peso ideal, tiene sobrepeso o está
gordo. También te daremos consejos para reducir grasas si es conveniente.

Siempre que nuestro gato esté por encima de su peso ideal es que tiene exceso de peso. Obeso podemos considerarlo cuando la acumulación de grasa corporal del animal está
comprometiendo su actividad normal e incluso sus funciones vitales.

En una primera inspección, sus costillas deben estar palpables y al mirarlo desde arriba su figura debe recordarnos un reloj de arena.

Un gato obeso acumula un exceso de grasa en sus tejidos adiposos. Esto puede ser debido a una ingestión de calorías que excede sus necesidades nutricionales. Las calorías superan el gasto de energía. Este exceso se va acumulando en forma de grasa.

Este aumento de grasas conlleva un exceso de peso. Esto se traduce en dificultades de movilidad y de sus funciones cardiovasculares. También en una menor tolerancia al calor y al ejercicio físico. Puede incluso dificultad la respiración de nuestro gato. 

Tenemos por tanto un círculo vicioso, cuanto más engorda menos se mueve y cuanto menos se mueve más engorda.

¿Y mi gato, está gordo?

Como ya hemos comentado al principio de este artículo la inspección visual y la palpación del abdomen nos pueden dar indicaciones de que el problema existe. Deben palparse las costillas y la prominencias óseas. Vigilemos si hay acumulación de grasas en pecho, tronco y tripa, especialmente en la parte baja del abdomen. Observemos su figura desde arriba para ver si tiene forma de reloj de arena. Su disposición al ejercicio y la actividad física, puede ser también una buena pista.

¿Y ahora qué hago?

Lo primero que debemos saber  es que un animal gordo no es un animal sano. Así que hemos de ponernos manos a la obra y romper ese circulo viciosos de obesidad/falta de ejercicio. Lo primero hemos d ajustar su dieta para reducir su ingesta de calorías. Reduciremos la ingesta de calorías y grasas y aumentaremos el aporte en fibra. La catidad debe estar en función de las necesidades de un gato en su peso ideal.

Actualmente existen varias opciones comerciales de alimentación adaptada a estas necesidades. Consúltanos tu caso y te propondremos la más adecuada. Ajustaremos su ración y su número de tomas diarias. Procuraremos activar su ejercicio físico de forma progresiva, para que la pérdida de peso sea efectiva y mantenida en el tiempo. En esto nos pueden ayudar los juguetes especialmente pensados para nuestros mininos.

En resumen…

Observemos a nuestro gato, si empezamos a plantearnos si está gordo, es que, como poco, tenga algo de sobrepeso. Empleemos el sentido común en su alimentación y si necesitas ayuda consultanos.